3.4.09

De lo que les compré en el baño

Pues hoy decidí regresar de mi autoinflingido exilio del mundo bloggero, la razón no es muy complicada, simplemente estaba aburrida pues no hay nada bueno en la tele y mi novio tiene mi mariokart wii.
En la encuesta a la que ustedes tan amablemente respondieron, la respuesta ganadora fue "Lo que te compré en el baño"...bola de morbosos. Pues bien, ustedes han elegido leer la historia de lo que pasaba en los baños de mujeres en el CUM.
En aquél baño vendían las cosas más extrañas, es decir, uno se espera que le vendan coca, crack, mota, acido, tachas, laxantes, vomitivos o el clásico pero siempre necesario vodka, si, lo vendían, pero había todo tipo de comercio en aquél sitio.

En cierta ocasión entré a dicho baño y me intentaron vender fotos exclusivas de la chica que se había intentado suicidar desde un 5to piso pero que lejos de morir, quedó desfigurada, esto pasó cuando íbamos en 4to de prepa.

Meses después me encontré con Daniela, una pobre chica a la que poco después íbamos a re-bautizar como Naomi La Street, llorando en el baño, la chica era una rubia no muy agraciada intelectualmente asi es que yo intuí correctamente que la razón de su tristeza era que había olvidado cómo abrir la llave del agua en el lavamanos, yo muy amablemente le mostré la forma. Daniela me vio feo y siguió llorando, no soy muy paciente asi es que le eché agua en su carita y me fui a fumar al patio.

Ya en 5to de prepa, Memo me acompañó al baño en uno de los descansos, ese día el baño estaba un poco aglomerado pues en algún salón se había dado una epidemia de diarrea, yo desconocía este hecho e inocentemente entré. No debí. No debo haber tardado mas de 5 segundos en salir, pero ya afuera vi salir detrás de mí a una chica que Memo conocía, era el cumpleaños de su mejor amiga (de la chica, no de Memo) "Mira lo que te compré en el baño!" le grita la chica a su amiga mientras le muestra un pastelito de chocolate, "feliz cumpleaños" dijimos con cierta mezcla de asco y compasión todos los presentes.



Ese mismo año, unos meses después, entré al baño y encontré a dos chicas, una de ellas le preguntaba a la otra qué debía regalarle a su novio para su cumpleaños. La otra chica con cierta malicia (se ve que queria robarle al novio) le dijo, mira, ahorita que llegue la que vende, le compras una botella de Absolut. (hasta ahi todo iba bien) Luego la vacías aquí en el lavabo y la rellenas con panditas. (mala amiga, muy mala). Ese mismo día todos presenciamos cómo un chico cortaba a su novia en el estacionamiento del CUM por haber llenado de post-its su auto nuevo y por haber tirado al lavabo un litro de valioso y delicioso Absolut.


Por último quisiera contarles otra anécdota, tiene que ver con una prima mía, que es unos 15 años mayor que yo.
En cierta ocasión, mi prima (quien habíame hecho la vida imposible desde que tengo memoria) me había mandado a comprarle algo de cenar. Yo, quien entonces tenía ya unos 15 años y sabía perfectamente cómo tratar a los locos, decidí ser una buena prima y salí a la calle, le compré unas tostadas y las aderezé con agua del baño. Mi prima feliz comió sus tostadas y mientras lo hacía me dijo: "Están muy ricas, en dónde las compraste?" a lo que le contesté sonriente "Ay si supieras...anda, cómele ahí".

4 comentarios:

Ninja Peruano dijo...

¿Te vendían fotos de Paola, y no las compraste?

El morbo me hubiera ganado...

Fundador dijo...

Tambien en el baño consiguio alicia un pase directo al sepulcro, con eso de los cuchillos... Y luego nosotros por andarla defendiendo.
Lo que faltó fue la chica que dijo a Erick o Erika (por nunca supe si la/el que vendia en la tiendita cum era hombre o mujer) que el baño olía tan feo que no se pudo comer su pastel y lo tuvo que tirar.

Que buenos momentos. Saludos!!!

Miss Mac Lovegood dijo...

Sigo aterrorizada con tu escuela...
Pero al mismo tiempo disfruto todas esas anécdotas.

De verdad la chica de los panditas... era rubia también? Tooooonta, cómo hizo eso con Absolut que es tan bueno, tan rico... =(

Sr. Mimo dijo...

yo una vez en el baño compré una foto de JuanPapa y cocaína. luego, en el mismo baño, me dijeron que parecía Erlend Oye, todo la misma noche