3.2.08

Pobre chica

Tras el estruendo, la gente bajó de sus autos, algunos con la idea de ver si podían ser útiles. Todos quieren ser héroes. Otros sólo querían ver de cerca.
La chica de las gafas azules comienza a sollozar al ver a la primera víctima, una joven delgada y bonita que yace en el pavimento en una incómoda posición, una de sus zapatillas se le ha resbalado del pie y presenta golpes y heridas en todo el cuerpo.
La chica de las gafas azules trata de sobreponerse a la impresión y levanta la zapatilla del concreto, la guarda en su bolsillo, para cuando la chica se reponga del accidente.
La ambulancia aparece y los paramédicos levantan con cuidado a la chica, la suben a la ambulancia y pregunan si hay alguien que la acompañe.
La chica de las gafas azules sube a la ambulancia, para devolverle su zapatilla una vez que despierte.
Ya en el hospital le informan a la chica de las gafas azules que la joven necesita cirugía y que va a tardar. La chica de las gafas azules responde que se va a quedar en la sala de espera, que tiene que devolverle su zapatilla cuando despierte.
El médico la mira como a una loca, pero no le dice más.
6 horas y 37 minutos mas tarde el médico le dice a la chica de las gafas azules que la operación ha terminado, que puede pasar, pero que la joven está aun bajo los efectos de los sedantes. La chica de las gafas azules le responde que entonces va a esperar hasta que despierte porque le tiene que entregar su zapatilla.
El doctor vuelve a mirarla, pero esta vez con lástima, queriendo decirle algo pero sin poder hacerlo.
Un par de horas mas tarde la joven despierta y la chica de las gafas azules entra en la habitación y le dice con una mezcla de ternura y compasión que se le había caido una zapatilla pero que ella se la guardó.
Una lágrima amarga rodó por el rostro de la joven hasta su almohada y desvió la mirada hacia otro lado, en ese momento odiaba profundamente a la chica de las gafas azules.
La chica de las gafas azules le dejó la zapatilla sobre una silla y salió en silencio.

Lo que la chica de las gafas azules no sabia era que a la joven le acababan de amputar ambas piernas. No volvería a usar zapatillas jamás.

6 comentarios:

claudio dijo...

jajajaa pobre chica

Lau dijo...

hijole!!!!
creo que al mimo y ati les gusta relatar historias de personas que pierden las piernas ... o la cabeza

Electrovision dijo...

orales!!!!! eso estuvo re bien, pero yo como rey absoluto de las conjeturas erroneas dicto:

era la chica de las gafas la misma que en una ocasion al salir del hotel, ya ciega el policia le sugiere abordar un taxi, "tiene usted para el taxi - dice el policia - si - contesta la mujer de las gafas; y en sus adentros murmura, y ojala no tuviera."

o acaso cenicienta????

the man with a beard but no hair dijo...

yo creo que era cenicienta jajaja reinventada, reacomodada y remasterizada...y remartirizada?

Sr. Mimo dijo...

Woow, estuvo re bueno el relato. Y lo mejor de todo es que sí pasó

Miss Mac Lovegood dijo...

Jajaja... es como el titulo. Pooobre chica!