23.6.08

Ella es así I

Tenía entonces unos 4 años, acudía al Kinder. En mi clase había unos cinco niños más.
Ese día debíamos hablar sobre nuestros padres y a lo que se dedicaban para vivir.
Le tocaba el turno a Maria Fernanda, era una niña esquelética de pelo largo y grandes lentes, le gustaba gritar y fingir que siempre estaba enferma.
-Mi mamá es secretaria y mi papá se enredó con una piruja y se largó con otra vieja.
Los demás niños no supimos de qué hablaba, pero la maestra se puso muy nerviosa y comenzó a reir como desquiciada.
-Ay niños -decía- jeje, ay niños...em...Marifer por qué no vienes conmigo afuera, te daré un dulcecito.
La maestra seguía nerviosa y hablaba con torpeza hacia nosotros, como si nosotros supiésemos lo delicado de la situación.
Años mas tarde comprendí que lo que había dicho Marifer era una repetición exacta de lo que solía decir su madre, lo que hasta entonces desconocíamos era que el papá de Marifer se había ido a vivir con nuestra maestra del Kinder.

4 comentarios:

Miss Mac Lovegood dijo...

Jajajaja...
me imagino que ese dulcesito tenia cianuro...
Pues aguas eh?
Eso prueba que:
1. Hay que saber medir las palabras
2. Las maestras de kinder suelen ser pirujas
3. Uuuh!!! Lo olvidé pq estoy oyendo "Dig", de Incubus y amo la voz del vocalista... estoy en trance!

the man with a beard but no hair dijo...

uy pobre Marifer, ahora que si la maestra estaba de buen ver pues...no tiene la culpa!

Ninja Peruano dijo...

jajajaja buenisima historia

Boris! dijo...

el dulce con cianuro, o perdío a Marifer en alguna excursión escolar... si fuera maestra de kinder eso haría. hehe