9.6.09

Como chiste de Groucho Marx...

Estaba ayer leyendo viejos posts de este blog, de hace ya unos 2 años, y me di cuenta de que entonces me dedicaba a escribir mucha poesía, poesía de odio para ser precisos.

Verán, yo soy depresiva y a veces puedo deprimirme por semanas sin motivo aparente, cuando me deprimo así puedo ser también un poco sarcástica y grosera. Así era mi poesía entonces y debo admitirlo, era muy buena.

Me di cuenta entonces de que la idea del artista atormentado que es ya un triste cliché es también bastante cierta, por desgracia yo no me he deprimido de esa manera en mucho tiempo y como consecuencia mis habilidades para escribir se han esfumado. Me pregunto si seré como aquél chiste de Groucho Marx que dice que yo no querría formar parte de ningún club que me aceptara a mí como miembro. Porque es eso, ahora tengo cierta estabilidad emocional, me siento en paz conmigo y con el mundo, no tengo ya nadie a quién dirigir mi indiscriminado odio sin sentido y es esta felicidad la que me impide escribir.

No me quejo de ser feliz pero...podría alguien darme una cachetada?

5 comentarios:

Sr. Mimo dijo...

Soy pésimo escritor, por eso destruyo vidas ahora

Miss Mac Lovegood dijo...

Jajaja, una cachetada... naaaaah, ya pasará.

DURYAN dijo...

en el club de las rubias jamas serás aceptada,- segun las reglas- pero ellas no saben que tu no eres rubia...


checa: nuevos-ricos.blogspot.com

Miss Mac Lovegood dijo...

Ni morena natural?

Kyuuketsuki dijo...

Meh, el buen estado de ánimo sirve para escribir buenas cosas también. Solo hay que saber emplear adecuadamente el sarcasmómetro...