25.9.07

Insomnios


Yo, por ejemplo, misántropa, hosca, jorobada, pudrible, inocua exhibicionista, inmodesta, siempre desabrida o descortés o gris o tímida (según lo torpe de la metáfora), a veces erotómana, y por si fuera poco mexicana, duermo poco y mal desde hace muchos meses, en posiciones fetales, bajo gruesas cobijas, sábanas blancas o listadas, una manta eléctrica o al aire libre, según el clima, pero eso sí, ferozmente abrazada a mi pluma, a flote sobre el río de los sueños...


Me pregunto si existen todas las palabras que escribí, la verdad es que no creo que importe, después de todo el fin último es crear una impresión, si utilizace las palabras que existen de hecho, no crearía el mismo efecto.

ok ok, un insomnio mas...


No soy un hombre real. No soy un hombre como los otros, un hombre con huesos y músculos, un hombre generado por hombres. Yo soy (y quiero decirlo a pesar de que tal vez no quiera usted creerme) yo no soy más que la figura de un sueño. Una imagen de Shakespeare es, con respecto a mi, literal y trágicamente exacta: ¡Yo soy de la misma sustancia de que están hechos los sueños! Existo porque hay uno que me sueña, hay uno que duerme y sueña y me ve obrar y vivir y moverme y en este momento sueña que yo digo todo esto. Cuando ese uno empezó a soñarme, yo empecé a existir. Y soy una imaginación, una creación, un huésped de sus largas fantasías nocturnas. El sueño de este uno es tan intenso que me ha hecho visible incluso a los hombres que están despiertos. Pero el mundo de la vigilia no es el mío. Mi verdadera vida es la que discurre lentamente en el alma de mi durmiente creador.

2 comentarios:

Lalaú Lovegood dijo...

Sólo tengo tres palabras para esta entrada, y espero no verme ni escueta ni muy torpe:

YA SOMOS DOS!

Lau dijo...

nena tenes que contarme lo de los cuchillos ...
Fuiste un testigo ocular?
Es importante para mi saber

Te mando un besooooooooooo
te kiero!