16.12.07

Sobre la muerte de un hombre de lentes


El día que lo maté me desperté temprano, callada, me movia despacio pero con precisión. Entonces lo esperé.

En ese momento el hombre de lentes me miró como solía hacerlo, me pidió que lo acompañara.

Yo lo miré con asco. No. Le respondí. Él es mejor amigo que tú.

Di media vuelta y me fui.

Después pasarían las cosas más horribles, las más extrañas, las más tristes.

Y Alicia murió acuchillada, y nos fuimos en el camión número 4 de 80 cilindros, y jugamos volcaditas, y el puma de derecho, y sus mercedes, y el maricón, y la trepadora, y tu cuñada, y la reina del cálculo...

5 comentarios:

the man with a beard but no hair dijo...

haha osea que Coño fue el que empezó con todas tus desgracias?

El hombre de titanio dijo...

lo mas feo de todo es que todo mundo conoce al coño, jaja.
Señor calvo pero barbado, dese ud una vuelta por mi blog!

Sr. Mimo dijo...

?

Sr. Mimo dijo...

?

De Humani Corporis Fabrica dijo...

se lo merecía ese perro yankee