10.11.07

El uso de la palabra

Anoche fui invitada a una fiesta muy snob, era una cena elegante seguida por un baile, todo por la presentación de un tequila.
Lo interesante de la fiesta es que a medida que avanzaba la noche y el tequila iba desaparciendo de las mesas, unos jóvenes sentados por cosas del destino cerca de mí comenzaron a cuestionar mi silencio, prácticamente no había hablado (al menos no con ellos) en toda la velada. Su tono era molesto y ésto me recordó que no era la primera vez que me llamaban la atención por silenciosa.
Me han llamado taciturna, arisca, mamona, cerrada, payasa...de verdad lo siento, pero sepan que si no hablo no es por falta de ideas, que cuando no digo nada es porque estoy escuchando y que si me quedo callada, es porque estoy pensando.

La palabra es, ¡quién lo duda!, por sabido se calla, altísimo don de dioses. Es el verbo que radia y crea y subyuga...y disparata frecuentemente!
Y los mexicanos, hijos de los latinos, tenemos en mucho aprecio eso de hablar y hablamos cada vez que la ocasión se presenta...o que no se presenta.
Si no se presenta, la cogemos por los cabellos.
Ya sé que no faltará quien haga observar:
-¡Mujer, si a la ocasión la pintan calva!
Pues con todo y eso la cogemos por los cabellos, por pocos que le queden.
Hay una máxima árabe muy conocida que dice: "La elocuencia es plata; pero el silencio es oro". Y nosotros hemos dislocado el adagio: para los mexicanos el silencio es plata, y la elocuencia es oro. Y nos perecemos por derrochar el oro de la nuestra, venga o no venga al caso.
En este país cada bar es un Senado romano, donde el Catilina de la palabrería asoma a cada paso las orejas; cada banco una tribuna y cada vaso de whisky una urna de facundias inverosímiles.
Aquí, primero nos pasamos sin los postres y sin el café que sin los brindis; y solemnidad en que haya menos de una docenita de discursos, es solemnidad al agua. A veces, sin embargo, y a pesar de la reconocida habilidad que tenemos para atrapar la palabra, los amigos nos impiden hablar. Es en vano que dándoles disimuladamente de codazos, les digamos sotto voce:
-Hombre, haz ruido con las copas y di: ¡Bomba por fulano!
Ellos se hacen los suecos, y cada vez que nos ponemos de pie y levantamos la copa, arman una alharaca de Dios es padre y ahogan nuestra voz.
Entonces tenemos un medio, dos medios mejor dicho, de vengar nuestras defraudadas esperanzas. Al salir del banquete abordamos a todos los comensales, uno por uno... y les recitamos nuestro brindis, o bien lo enviamos a un periódico, con éste título:
"Brindis que habría dicho en el banquete ofrecido al señor don Fulano de Tal, si me hubiesen dejado brindar"...
¡La represalia, por lo que se ve, es tremenda! ¿y venido a ver, por qué le prohiben a uno el placer inocente de producirse? En primer lugar, la verbosidad comprimida se vuelve impetuosa, como el agua que detiene la compresa y después lo inunda todo.
Más valiera que al final de toda solemnidad, de todo banquete, cuando llega el consabido número del programa: Tribuna libre, todos los concurrentes pasaran al saloncito contiguo (me supongo que habrá saloncito contiguo), y allí fumasen y charlasen mientras el orador discurría hasta desahogarse; de otra suerte puede sobrevenir, a esos enamorados de la palabra, un accidente muy semejante al que sobreviene a los mamíferos pletóricos de leche.
O la sueltan o se mueren...

5 comentarios:

Kurt dijo...

jajaja gol!!! nena hermosa tienes toda la razón, la gente q cree q no hablas por no tener nada q decir esta como mal, si no, q t lean y lo sabran! no manches esta es cachetada con guante blanco, pero cachetadon eh? neta eres la pura onda, besos y ps a ver cuando vamos a otra fiestecita de esas no? jajaja la neta estuvo buena, al menos habia tequila gratis...y nos regalaron una pulserita! jaja

Claudio dijo...

tsss este es uno de tus mejores posts eh? y eso ya es decir, me encanta tu estilo chica, ya sabes q t amo, te veo al rato pa ir a cenar

reward dijo...

jajaja....
Si anita no habla es porque su cuerpo esta ahi, y su mente en Villefranche sur Mer en Francia.

Yves dijo...

jajaja exacto! su mente está en Lille verdad principesa?

Miss Mac Lovegood dijo...

Ay si, ay si... pa mi q su mente estaba por alla en las lejanias, donde los mortales solo piensan en los patos!