8.12.07

Pacto de 46 pisos

¿No te encanta ser mexicano? -le pregunté a Tachi. Seguramente él pensó que estaba yo ebria, como va siendo mi costumbre...pero no lo estaba. Tachi me miró como se mira a una demente, cosa peligrosa de hacer si se va manejando.

Algunas horas antes, a eso de las 9 y media, habíamos estado los tres acostados sobre el auto en medio de una calle intentando atrapar alguna estrella.

Como a las 12, ya con tres tequilas encima y con una bellísima vista de mi ciudad en frente, hicimos un pacto, un pacto irrompible. No había sangre y el tequila se había evaporado de nuestros vasos, el pacto sería de 46 pisos, la altura exacta a la que nos encontrábamos.
A las 12 y media brindamos con nuevo tequila por nuestro pacto.

-------------------------------------------------------------------------------

No se veía más que una nube de humo, entre humo de cigarro y sudor, el calor era insoportable, la música ensordecedora, el tequila fuerte. Los tres amigos, en trance, bailaban cuales desquiciados que son.
Ya entrada en ese sopor en el que se entra luego de hallarse ante estas circunstancias, su mirada se perdió en el ventanal circular que rodeaba todo el lugar, no lo había notado antes, no así. La vista era no solo espectacular, sino también muy atractiva. Y se acercó. Poco a poco, bailando entre sus dos amigos, moviendose cadenciosamente al ritmo de esa canción.
46 pisos.

-------------------------------------------------------------------------------

¡Nos van a vetar de este lugar también por indecentes! -me dice Giovanni.
¿Asi o más porno? -me pregunta Tachi.
(Y a la que miró como a una loca fue a mi).

A la 1 con 30 minutos exactos ibamos saliendo del lugar, sofocados por el calor y el humo, aún con ganas de bailar y cantar a Britney y a Will I am. Pero nuestro destino era fatal.
A las 2 estábamos comiendo parados, tacos de bistec al carbón con tocino, mientras veíamos el Teletón y escuchábamos en el radio "Todo cambió" de Camila.
Si uno lo piensa bien, son muchos los lugares en los que uno podría estar a las 2 de la mañana, lugares poco comunes, imposibles incluso. Como el baño o el metro o la biblioteca de autoservicio 24 horas...
Una taquería no es precisamente uno de esos lugares extraños donde uno puede estar, claro que no.
Sin embargo, ¿en qué otro lugar del mundo puedes encontrar tacos a las 2 de la mañana mientras ves el Teletón y escuchas a Camila?

¿Ves como si es la onda ser mexicano?

8 comentarios:

El hombre de titanio dijo...

jaja, recuerdame que te cuente del tequila ahumado (al carbon) y tambien de la pista de hielo de auto servicio. Tambien del licuado de mandarina-nuez.

Sr. Mimo dijo...

Sólo aquí encuentras un puesto de hot dogs, o puedes comprar tacos dorados de pollo, o un libro en medio de la madrugada y de la nada. Sí, solo en México

Lau dijo...

Es la Onda ser Mexicano!!!!
Yo a las 2 de la mañana me he encontrado en algunos lugares .. pffff que solo en México sucede ...

Miss Mac Lovegood dijo...

Claro q es la onda ser mexicano!
Si no encuentras esos tacos, estas en la azotea de una casa cerca de tu escuela de ingles, oyendo funky town, y bailando con un chico que compro una camisa en una tienda para drags... (jejeje, eso me paso apenas)

De Humani Corporis Fabrica dijo...

Vaya que es verdad eso q dices ademas en que otro lado las caras de los niños discapacitados son tan rentables?

pat dijo...

jajaja es cierto! yo ya te habia dicho que una de las cosas que mas me encantan de vivir en este pais es el teletón, porque televisa toma la desgracia de unos niños y no solo obliga al mundo a vivirla, sino que los venden y exhiben cuales animales mutantes en un circo de fenomenos, apoco no Anita? y la segunda razon por la que vivo en México, son obviamente los tacos a las 2 de la mañana.

claudio dijo...

hahaha la pura ondisima

im.not.dirty dijo...

un pacto a 46 pisos debe ser sofocante, enrealidad nunca he hecho algun tipo de pacto, me dá alegria que tu lo hallas hecho primero que yo.

lo siento estoi un poco drogado con cocacola.