21.1.08

40:IV

Por la calle principal, la que lleva al cementerio, pasaba el cortejo fúnebre mas grande que se habia visto, la gente del Zócalo ya no se fijaba en el calor y lloraba, lloraban los niños, lloraban los viejos, lloraban las putas desveladas todavía por los calores de la noche anterior.
La señora del puesto de periódicos ya no lloraba, su ojo solo miraba al infinito con la tristeza de estar mirando a la muerte.

La muerte estaba mirándome a mi, y entonces lloraba yo también.

3 comentarios:

El hombre de titanio dijo...

serian mas grandes que los funerales de la mama grande?

Miss Mac Lovegood dijo...

Mon Dieu!
Diria que era el cortejo de Alfredo, pero no...
----------------------------
ALFREDOOOOO!!!! :(
----------------------------
Diablos... pobre... la muerte... suena tentador.

Sr. Mimo dijo...

se murió JuanPapa ¿te acuerdas? nosotros estábamos en el Zócalo y así era... pero me confundí y ya no supe si lloraban por JuanPapa II o por Rigo Tovar