11.11.07

Las barbas de los sabios

Si bien es cierto que la barba les va a muchos de mis guapos compañeros, también lo es que a veces los caballeros se aprovechan en demasía de la ya sobrevaluada piocha, mis maestros completan el look de cultivado respetable y sin duda Santiago y Jesús completan el look apostólico, sin embargo muchachos, no hay que abusar, yo sé que les da flojera, yo sé que se les irrita la piel, pero ¡hombre! hay que ver cada cavernario que uno se encuentra estos días que de plano parecen sacados de los tiempos de Merlín. Aclaro, hay un selecto grupo V.I.P. a quienes se lo perdono, ya sea por su música, por su arte, por sus escritos, o por todas las anteriores, mas no por eso se piense que la barba hace al sabio:

Desde los buenos tiempos del Rey Arturo y su mesa redonda...no, antes aún: desde que los magos de luenga barba empezaron a recorrer el mundo en medio de las muestras de curiosa veneración de los humanos, los ciudadanos y los gobiernos persisten en la extraña idea de que el talento no puede vivir sino bajo los cabellos blancos.
Es en vano que atesore usted más conocimientos que los que el famosísimo Pico de la Mirándola atesoró: si no tiene usted canas y barba digna de Moisés; si no habla usted con voz cavernosa y si al sonreir muestra usted sus dientes completos, no sirve para nada.
Aquí tenemos un criterio semejante al del Papa aquél a quien un rey de España envió un embajador imberbe, pero muy hábil.
-¡Cómo! -exclamó Su Santidad sorprendido-. ¡El rey de España me envía un embajador que aún no tiene barbas!
-Santísimo padre -respondió el embajador-. Si mi soberano midiera por las barbas el mérito de los suyos, ¡os habría enviado un macho cabrío!
Pues en México el mérito se mide por las barbas, ni más ni menos, y apenas si ahora vemos el vacilante comienzo de una evolución benéfica, que concluirá por establecer la preponderancia del elemento joven en el país.
Por lo demás, esta preponderancia tiene que llegar, a pesar de los pesares, quiéranlo o no los buenos hombres de barba florida; pero confesemos que ellos no lo quieren, acaso sólo por un espíritu de rutina; pues debieran comprender que en una cabeza juvenil puede haber tanta o mas sustancia gris que en la cavidad craneana de un patriarca.
Con barbas más grandes y rizadas que las de Kambises o Barbarroja, se han hecho en este país unas barba-ridades dignas de barbas tales.
Y en otro tiempo era fácil concebir que, salvo raras excepciones, los sabios fueran viejos.
Había que estudiar mucho y 25 o 30 años de vida eran una bicoca en tratándose de aprender toda la biblia, toda la antigüedad pagana: oriental, griega y romana; todos los santos padres...et quibusdam allis; mas ahora que los métodos científicos han sintetizado todo eso, ahora que nadie tiene necesidad de leerse de cabo a rabo las obras del Tostado; ahora que en un libro pequeño o la internet se dice más que en una biblioteca de pergaminos, ¿qué necesidad hay de peinar los cincuenta para saber algo?
La experiencia por su parte, se anticipa, y un joven del siglo, que tenga mucha materia prima, esto es, talento, puede hacer más y de hecho hace más que aquéllos venerandos obsoletos de la ciencia que se sabían de memoria las églogas paganas y contaban los términos del silogismo con los dedos.
Tiempo es ya de pensar de otro modo.
"Si la naturaleza midiese por las barbas el mérito de sus hijos...habría hecho de los humanos...un rebaño de chivos".

4 comentarios:

Chris dijo...

ooooooorales! no manches, ora si te la volaste, de dónde sacas todos esos pensamientos? eres grande chamaca, mis respetos, aparte jaja hay como 10 palabras que no entiendo, eres re-inteligente. Y no hagas caso de lo que te digan, que los demás tengan falta de vocabulario no te hace a tí una presuntuosa.

Yves dijo...

jajajajajaja está genial! en serio, como sacas todo eso? yo no podría, me encantan tus críticas con clase.

reward dijo...

oye ana woooooooow donde aprendiste tanto? oseaaa helloo un dia dame una clase!!!!! esque como soy porrista y ademas soy rubio me sorprendoooooo!!!!!!
jaja, no es cierto, esta como cuando maupassant hablaba de el bigote y muchos pensaron que era otra gooosa.

Miss Mac Lovegood dijo...

Wow!
Ese viajesote ana?
Mentira, mentira... te digo q tu eres 'the man' esa!
Te quiero!!! y me encanta como escribes =D